martes, 1 de enero de 2013

Poema LXXIII

EL REENCUENTRO

a Mónica

Estar fundido,
fundido en tus brazos
en un abrazo sin fin,
como si el mito
tan hábilmente descrito
en su Banquete
por Platón
tomara cuerpo
en tu cuerpo y en el mío
y en ese abrazo,
dulce y cálido,
fuéramos al fin uno:
el ser único
que los dioses invictos del Olimpo
dividieron
—por su fatal soberbia—
antes que la estirpe
de los hombres, tal como somos,
pusiera el pie,
por vez primera, sobre la faz
mitológica y arcaica de la tierra.


Estar fundido, fundido en tus brazos,
sintiendo como de plumas,
de palomas muy próximas
al beso y al arrullo, el roce
y el aliento y el pulso levemente
sincrónico y el contacto
tan suave y caro y tibio de tu piel;
con la miel que hay en tus labios
y en mis labios
templar el ansia
que sienten nuestras almas —del espíritu
grácil llama— por tocarse:
lengua —o húmeda llama—
que, más allá del abrazo
y de la carne, halla
el conducto o vía
o entrada —cavidad íntima—
donde, su centro abandonando,
enfebrecida llama —o más dócil
y delicada— junta
o busca o encuentra otra
llama —o lengua o labio—, y así,
ambas almas
—o lenguas o llamas— entre sí juegan,
se acarician y parece,
en efecto, como si, con delirio,
se tocaran.

¡Vivísimo placer,
dulzura infinita,
sentir entre los dientes
tu alma con mi alma!


En un abrazo
sin fin, presente continuo
que nada consiente —ni ve—
más allá del mismo abrazo:
el pasado no existe,
y el futuro consiste, sólo, en estar
así abrazados,
mitad con mitad,
reencontrándonos
en ese ser mítico
—¿lo recuerdas?—, idealísimo
andrógino, de este amor nuestro
cifra y suma; este sencillo
amor nuestro,
que sólo pide
estar así fundidos, por siempre,
como palomas muy próximas
al beso y al arrullo,
en un abrazo sin fin.



24 de Noviembre – 28 de Diciembre de 2012


  1. NOTA: Para un mayor conocimiento del mito platónico, así como del significado preciso que se ha de dar al término «andrógino» en el contexto del poema, recomiendo la lectura de la descripción o resumen que hago, en mi otro Blog, en relación al supuesto androginismo que presentan los modelos de algunos cuadros de Caravaggio, como «El tañedor de laud».

2 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Carlos,

Entiendo que este poema es la expresión de una vivencia que, como tal, es intransferible. Expresa la riqueza del Amor en su manifestación temporal, adornada con el trasfondo del Mito Platónico, lo que lo hace más solemne y profundo. No me veo yo con capacidad para entrar en más detalles, sino manifestar mi alegría y satisfacción porque las flechas de Cupido han dado una vez más en su diana. Me cabe esperar que todo ello sea el germen de un frondoso árbol primaveral.

Amigo Carlos, que en el 2013 se cumplan todos tus deseos.

Te envío un gran abrazo.

Antonio

PS.: He tardado algo en comentar este poema porque algunos imponderables me han mantenido algunos días alejado del ordenador.

Carlos Hernández dijo...

Feliz año, querido amigo.

Estoy de acuerdo en que la vivencia que intento expresar en el poema tal vez sea intransferible, pero quiero pensar que si alguien, alguna vez, ha vivido algo parecido podrá identificarse en alguna medida, en todo o en parte, con su contenido. Si no, difícilmente podrán estos versos emocionar a nadie.

Lo de incluir el mito de Platón no es un adorno ni un recurso retórico para infundir solemnidad o profundidad, sino un guiño que le hago a la destinataria, mi amada y compañera, que hacía poco que había leído el texto arriba citado, publicado en mi otro blog, habiéndome comentado lo curioso que era el mito en su simpleza y originalidad y lo mucho que le gustaba.

Pues sí, el árbol está creciendo y haciéndose día a día más frondoso. Yo también espero que florezca en innumerables brotes primaverales y que nunca se marchite y que, si acaso el invierno llega algún día, pueda renacer al poco a una nueva primavera con redoblado vigor y energía.


Recibe un gran abrazo con mis mejores deseos para ti y los tuyos.

Publicar un comentario

Para elegir un perfil, si no tienes una cuenta en Google o en alguno de los proveedeores disponibles, selecciona "Nombre/URL", escribe en la casilla "Nombre" tu NOMBRE o PSEUDÓNIMO y haz clic en "Continuar".